Acerca del radón

Procedencia del radón y su descendencia

El radón es un gas radiactivo de origen natural que pertenece al grupo de los gases nobles. Está presente, en mayor o menor medida, en el aire que respiramos cotidianamente. En bajos niveles de concentración resulta inofensivo, sin embargo, en lugares en los que permanezcamos diariamente durante largos periodos de tiempo y que presenten altos niveles de concentración por tener una deficiente ventilación, se ha comprobado estadísticamente que aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón, especialmente entre los fumadores. 

Vías de acceso del radón

El radón que se acumula en los edificios procede generalmente del terreno sobre el que se asientan. Sus vías de acceso son:

  • Infiltración a través de fisuras o grietas de soleras y muros de sótano (3 y 4).
  • Propagación a través de las instalaciones del edificio desde las arquetas de distribución que se encuentran enterradas (5).
  • Ascenso por la cámara de aire en las fachadas de doble hoja (2).

En determinadas ocasiones puede aparecer en el interior de los edificios a través de las emanaciones procedentes de algunos materiales de construcción o del agua procedente de pozos o galerías con alta concentración de radón.

Importancia de la geología del terreno

Una singularidad característica del territorio canario es su origen volcánico y, en consecuencia, la heterogeneidad de su geología. Éste es un aspecto que resulta necesario tener en cuenta para reconocer aquellas situaciones en las que se pueden presentar mayores niveles de riesgo por presencia de radón. La porosidad del terreno y el tipo de materiales predominantes en él tendrá una influencia determinante en este aspecto. La variabilidad geológica mencionada provocará que se puedan presentar distintos niveles de riesgo en distintas zonas de las islas o incluso dentro de un mismo municipio.